Chau

Ojalá pudiera reflexionar sobre Argentina. Ojalá pudiera reflexionar, punto. El hastío, la tristeza de tener que ir ayer al supermercado a estoquear latas, café, leche larga vida. No me gustan las reflexiones, sólo las historias y sin bajadas, sin “hagamos”, sin “seamos”. Me contradigo.

Digo que no tengo que estar triste, que Esteban y yo tenemos trabajo, que esto es así y que ir a comprar mercadería para cubrirse de la inflación en Argentina es, constituye, suerte. Digo a las nenas. Bienvenidas a su primera gran crisis. El país se rompió, chau. Digo que va a pasar y que mientras tanto seguiremos yendo a cumpleaños, festejando Navidad y comiendo cazuela que hace papi.

¿Y cuánto va a durar?, pregunta María. No sé. ¿Va a haber paros? Sí, capaz. ¿Ustedes tenían paros cuando eran chicos? Sí, a mí me cambiaron de una escuela pública a una privada porque nunca tenía clases. A mí me mandaban a particular, dice Esteban.

Desconozco cómo será vivir en un país en el que el mismo país no sea un problema. Que las decisiones de la política no tengan mayor importancia. Que vayas y votes y que después los problemas sean sólo tuyos o familiares o de amigos.

Vamos a pasarla, entonces. Una vez más. Lo pongo en primera persona del plural como cualquier post pelotazo de red social. O en segunda persona del singular, que también se usa. Vamos a estar bien, vas a estar bien. Capaz que no, pero digámoslo, decilo. Qué importan los pronombres. Es momento de neutralizar tristeza. Regar una planta. Tengo hermosas las plantas.

Trato de no consumir lo que va traccionado a odio o a arrogancia. Cuesta. Redes, bueno. El dedo se desplaza por el celular y aparece, no sé, un bebé jugando con un cachorrito, un Scioli naranja, una escultura majestuosa tallada en piedra, una Canosa beboteando con cara de mala, un meme.

Cero gracia el meme de inflación, los miles de memes de inflación, salvo este de ayer cuando en el pico de la incertidumbre entramos de a un montón todos juntos al banco.

Mi papá dice que Argentina es un país fuerte. Si lo sabrá. En los 70, tras Rodrigazo, dictadura y guerra, el país entró en un trance de grandes obras de infraestructura y él, que había quedado sin trabajo, se salvó. En los 80, la hiperinflación (¡hola!), aguantando con mi mamá profesora, criándonos a mis hermanos y a mí. En 2001, el corralito los agarró a los dos con sus ahorros en el Banco Francés y entonces mi papá fue y se plantó horas con la ropa de ingeniero de planta y el calor de aquel diciembre sentado en una silla de plástico de esas que están unidas por un pasante de hierro esperando que algún bancario le dijera algo. Ahora venimos de una pandemia y con un gobierno tan infame que por mecanismo de defensa ni conviene nombrarlo. Pero ahí vamos.

Ayer mientras trabajaba me saqué una selfie tipo Narcizo con las luces de la persiana y esa sonsera me sacó un poco el malestar de haber tenido que ir a comprar tantas cajas de leche larga vida al supermercado. Que estemos bien.

6 respuestas a «Chau»

  1. coincido con tu postura y sentimiento de los memes de inflación, grupos apostando ayer a la noche a cuanto llegaría el dólar hoy ,mucha tristeza! .En un país que hace satélites, radares, centrales atómicas, aviones autos y de ahí para abajo en complejidad, recursos de todo tipo y aun así no se pueda resolver la cuestión económica? es evidente que desde los militares para acá no solo no se quiere que nos desarrollemos si no que se impulsa una fragmentación y disolución de nuestro ser nacional. y los fananegatiodiososeriales de ambos lados de la grieta se culpan unos a otros comiéndose todo ese humo mediático que los droga y enceguece a tal punto que no ven algo tan evidente.si dejáramos ese narcótico del odio de lado y viéramos como sí, en un pasado, fuimos una potencia industrial con pleno empleo, de esta forma podríamos deshacer este camino que aquí nos condujeron. es posible! porque ya se hizo, porque somos Argentinos! capaces de liberar a todos nuestros hermanos americanos en manos de San Martin, frenar las invaciones anglofrancesas en la vuelta de obligado y asi hacerles banca las multinacionales. esta en nuestra genetica en nuestro ser nacional. solo hay que despertarlo y conducirlo a un pais libre justo y soberano

    1. Hola Juan Manuel, gracias por compartir. Me quedo con eso que mencionás el odio como narcótico. Es global, pasa en casi todas partes, las redes lo potencian. El otro día leía a un gran cronista que ponía al odio como «programón». Para mí, te salís de ahí, de ese condicionamiento, y listo, te salvás. Es difícil. Tenés que ignorar montones de cosas y sorprenderte con lo sencillo y sereno (y no tanto) de la vida. Un viejo bueno, ponele. El país tiene tantos problemas pero también tantísimas personas que miran lindo, que te preguntan cómo estás y al tiempo se acuerdan de lo que les contaste y te vuelven a preguntar. Quedémonos con eso y listo. Yo qué sé.

  2. Tal cual Maru.
    Vamos a pasarla…… Cada uno sabe como.
    La experiencia de comprar cajas de leche larga vida es el denominador común.

    Chau. 😔

    1. Mencioné la leche larga vida pero podía ser azúcar, pan lactal, Skyp para la ropa. Nos tendríamos que poner de acuerdo a ver cuál es el producto apto quilombo económico nacional. Gracias por leer siempre, Jorge.

  3. Cómo en otras ocasiones vamos a poder superar esta crisis programada por ineptitud ,por fines perversos o por interés personas idiologico. Lamentablemente el más vulnerable lo va a pasar peor, pero tal cual está la situación la mayoría tenemos alguna vulnerabilidad. El problema mayor es como se vota y la incertidumbre de resolver a quién votar para salir de este gobierno.
    Tengo muchos años y he pasado momentos bravos, pero pudimos salir, siempre confié en mí Fe. Hoy una vez más creo que Dios, el universo o como cada uno quiera llamarlo no van a permitir que nuestro país y otros países de la tierra se destruyan. Tenemos que cambiar: ser respetuosos del otro, solidarios, sonreír más y abrazar desde el corazón. La sabiduría radica en eso creo, estar alerta, pensar con claridad, saber escuchar, o sea dialogar y esperar activamente que vengan tiempos mejores.
    Muy bien tus palabras Maru!!!

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s